25 Dic 2014

56/72 el adulterio en el siglo de las luces

#unoshackers AEDE #leymordaza #unoshackers AEDE #leymordaza
Tema 56 Formas originales del ensayo literario. Evolución en los siglos XVIII y XIX

Tal que otro #17d, pero de 1706, nació en París Emile le Tonnelier de Breteuil, hija de 1 cortesano de Luis XIV. A los 19 años sus padres la casaron con el marqués de Châtelet-Lemond, teniente general del ejército real. Emile era muy inteligente y extremadamente dotada pa las matemáticas; 1 de sus juegos favoritos era el de asombrar a sus amigos multiplicando mentalmente 1 cantidad de 9 cifras por otras 9 de multiplicador. Su vida sentimental fue muy variada, pero su amante preferido fue Voltaire. Ella no lo conocía pero 1 día de 1733 entró en el salón donde se encontraba el escritor y sin decir palabra, se dirigió hacia él, se sentó sobre sus rodillas y lo abrazó y besó en la boca. Ante la presentación, Voltaire, muy devoto de las mujeres, no supo resistir el ataque de 1 joven tan hermosa y, como demostró después inteligente. Se convirtieron en amantes y la marquesa de Châtelet, que hablaba Latín, había traducido la Eneida de Virgilio, conocía la filosofía de Leibniz, sabía cantar, bailar y discutía de matemáticas con los mejores científicos de France, a los que después dedicó la traducción que hizo de los Principios matemáticos de Newton, se instaló en la casa de Voltaire. Lo curioso del caso es que el marqués de Châtelet favoreció los amores de su esposa con el escritor, cidiéndoles incluso 1 casa en la que pudieron pasar su luna de miel. De vez en cuando los visitaba, y 1 vez que encontró a su mujer llorando le preguntó qué le sucedía. Ella contestó que se había enterao de que Voltaire la había traicionao con 1 amiga suya, por lo que estaba decidida a romper su relación con él. Pero su marido la tranquilizó diciéndole:
- Querida mía, no será ésta la 1ª ni la última vez que Voltaire te traicione, pero no debes dramatizar las cosas, son pequeñas escapadas sin ninguna importancia. Pase lo que pase, tú serás la que reine en su corazón. La marquesa, conmovida, abrazó a su marido y exclamó:
- ¡Sería la última de las mujeres si no reconociese que tú eres el mejor de los maridos! De todos modos la marquesa de Châtelet no fue fiel a Voltaire, pues se lió con el poeta marqués de Saint-Lambert. Cuando Voltaire lo supo quiso matar a su rival, pero ella le convenció de que debía mostrarse por lo menos tan tolerante como su marido. Así fue, y al día siguiente to estaba tan olvidao que la marquesa, Voltaire y el marqués de Saint-Lambert vivieron juntos durante mucho tiempo. Pasó el tiempo y la marquesa quedó encinta, pero no se sabía exactamente de quién; el único que quedaba descartao era su marido. Voltaire, al enterarse de la noticia, dijo a su compartida amante:
- A este hijo lo colocaremos entre la miscelánea de sus obras. La marquesa de Châtelet murió de sobreparto y sus funerales fueron presididos por el marido, Voltaire y Saint-Lambert, que lloraban amargamente.

Mis anécdotas preferidas, Carlos Fisas, Plaza & Janés, 1997

Comments RSS feed TrackBack URL

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>