27 Mar 2015

el borbonear de nunca acabar

Detalle de las inscripciones en la lápida de Tanit Juan Magán MÁ Rodríguez Farruquito Carromero #15m inteligencia colectiva y buena organización Naked shot selling golpes bajos #aguadeMadrid

(del Diccionario de anécdotas de Vicente Vega)
El doctor Castelló, a quien tanto deben la medicina y los médicos españoles, era hombre de arraigadas ideas liberales, y por este delito -así se consideraba en su tiempo- y no obstante haberse valido de sus servicios Fernando VII, dio con sus huesos en la cárcel con to el claustro de la Facultad de Medicina de Madrid al iniciarse el terror absolutista de 1824. Allía habría permanecido los 10 años que duró tan luctuosa década si no hubiese sido por la enfermedad del rey a fines de 1825. En la noche de 1 de febrero llegó a encontrarse el monarca en trance de muerte. La reina Maria Josefa, ante la confesada impotencia de los médicos de la real cámara, y por indicaciones del boticario mayor de palacio, José de Mestre, decidió llamar a Castelló, pero cuando se lo dijo a su esposo, replicó:
- Es el mejor médico de España, pero es negro (como llamaban a los liberales) y sería capaz de acelerar mi muerte. Insistió la reina, advirtiéndole que 1 sabio como Castelló tenía que ser honrao forzosamente, pero el monarca se mantuvo en su negativa hasta que, al observar cómo la vida se le escapaba, olvidó rencores y vanganzas y ordenó que se le pusiese en libertad, para que pudiera asistirle. Durante 24 días no se separó Castelló de la cabecera del enfermo más que el tiempo estrictamente necesario pa descansar, y cuando al fin le vio en franca mejoría, le pidió su permiso pa retirarse. Protestó el rey, manifestando que
- Después de dios, a tí te debo la vida, y le anunció su propósito de que fuese su único médico.
- No puedo ser su médico, contestó Castelló sin altivez, pero seria y noblemente, por más que el deber de humanidad, que es el 1er postulao de mi profesión, me obligó a prestarle mis servicios, pero no me siento capacitao pa servir al rey de manera oficial. Mi decoro me lo prohíbe, pues soy adversario del absolutismo que vuestra majestad representa y practica, y tendría que fingir adhesión que ni siento ni me permite mi dignidad. Los sentimientos liberales tienen en mi alma raíces tan profundas que no hay na en el mundo capaz de arrancarlas.
- Pues si es el único incoveniente, contestó el rey, puedes considerarlo borrao. Desde hoy serás el único español que pueda decir impúnemente:
- Viva la Constitución, lo que te dará la medida de la imperiosa necesidad que tengo de tus servicios y afecto. Cedió Castelló ante tales manifestaciones, y quedó nombrao 1er médico de la real cámara. El influjo que ejercía sobre el soberano lo aplicó inmediatamente a liberar de la cárcel a sus compañeros y aliviar la suerte de otros muchos perseguidos por sus ideas liberales. A Castelló se le debe, fruto de su autoridad cerca del monarca, el que la medicina y la cirujía formaran 1 profesión, cesando la absurda división que había hasta entonces, la constitución del cuerpo de médicos de baños medicinales y el de sanida militar, la construcción de 1 edificio pa la Facultad de Medicina de Madrid, etc. Se negó sistemáticamente a recibir honores, y fue precisa 1 orden del rey pa que admitiera alguna condecoración. Isabel II, en memoria de los servicios prestaos a su padre, le otorgó el título de marqués de la Salud en 1846, que se extinguió en 1 nieto suyo fallecido en 1868.

Comments RSS feed TrackBack URL

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>