culo de cañón

5 coches de policía en el macrobotellón asalto al camión del tabaco

Al doctor House también debemos haber hecho inviables por larga temporada las películas y series de médicos y enfermeras que se perpetraban en España. Algunas eran puro costumbrismo multigeneracional de familias parecidas a las de los Simpson, sin escenas en hospitales y centros de salud, en la misma línea que el taller del Fiti de los Serrano, pero otras que se gastaron dinero en decorados y lavandería fueron protestadas por los colegios oficiales de los facultativos porque más que de medicina o de salud, se centraban en relaciones interpersonales entre los personajes de la ficción, a veces subidas de tono. Ni siquiera se recuerdan personajes, tramas ni títulos.

– Si se despedaza 1 mentira, los pedazos son lo que hay de verdad, O´Neill. No hay mentiras puras, pues dudo mucho que las denunciadas por los profesionales sirvieran para colocar anuncios como los que se muestran en tan rigurosas circunstancias, plagados de advertencias, pero entre las estrepitosas colocadas en los discursos que se supone que deberíamos ver hasta los refractarios a los ponentes (tanto el colegio de médicos como el de enfermeras volvieron a protestar airadamente contra los portavoces oficiales, además de denunciarlos por su falta de previsión, temeridad, incluso burlas en programas de entretenimiento) también hay que conjugarlas con el factor tiempo o circunstancia del sabio español. Supongo que las series de hace 2 ó 3 lustros no eran tan comprometidas hasta para los tertulianos que se las dan de expertos en programas de interés general (estado de alarma, toque de queda, hudimiento económico y social solo comparables a los de las guerras), pero pienso que la verdad, además de insólita, es 1 bien tan extraordinariamente preciado y precioso como para seguir rebuscando si hace falta en los fragmentos contenidos en mentiras de bulto. Aunque España no era precisamente el país en el que más test se hacían, no importa cuándo lo lea, ni la Escuela de Salud Pública Johns Hokpins contaba los que se hacían fuera de Estados Unidos, otros dirigentes vieron que hacer test de cualquier tipo era sin duda mejor que no hacerlos. Y por su parte, la prestigiosa Escuela de Salud Pública norteamericana, además de auparse al podium entre las universidades, codeándose con la de Oxford, que desarrolla la vacuna más prometedora, empezó a llevar la cuenta de los test en otros países, así como cuando empezaron las vacunaciones, también entraron en liza las principales revistas médicas, logrando convertirse en algo parecido a marcas de alcance global hasta el punto que infunden respeto solo mentarlas a los profanos, y por supuesto que disuaden a los dirigentes mentirosos en algo tan importante en adelante. Para los mitómanos, la revisión de capítulos sueltos del más célebre doctor de la ficción en canales como TEN (jueves y viernes por la noche cuando lo cuento) nos revela otro detalle deslumbrante: caracteriza al protagonista entre los otros personajes no menos deslumbranes su formación en la célebre universidad, algo que sus espectadores entusiastas ahora también captamos. Y no solo eso, pues cuando todavía no tiene el diagnóstico, House encarga a sus ayudantes baterías de pruebas, que es precisamete cuando sus ayudantes ponen en valor la universidad en la que se formó. La Escuela de Salud Pública Johns Hokpins (publicado en Annals of Internal Medicine en mayo 2020) reveló que el período de incubación promedio del nuevo coronavirus es de 5,1 días. El estudio añade que la mayoría (97,5%) de los contagiados que desarrollan síntomas lo hacen dentro de un período de 11,5 días.
– Desde que alguien se expone al virus a través de la nariz o la boca pasan de promedio 3 días hasta que empieza a desarrollar síntomas, como todos y fiebre, declaró a la BBC el doctor Vicente Soriano, médico especialista en enfermedades infecciosas y genética clínica, exasesor de la Organización Mundial de la Salud y profesor de la Universidad Internacional de La Rioja. Pero la capacidad de transmitir ese virus a otros se prolonga de 7 a 10 días más. Es cuando los síntomas ya han remitido o desaparecido, cuando disminuye la posibilidad de infectar. No obstante, las pruebas PCR, que se usan para detectar el virus, pueden seguir siendo positivas varios días o semanas después del contagio, pero esto no quiere decir que la persona siga siendo infecciosa. La PCR que detecta fragmentos del genoma del virus puede continuar positiva después de 1, 2 ó hasta 3 semanas después de que la persona se curó de #coronavirus #covid19. Pero esa PCR positiva no refleja contagiosidad. Lo que detecta la PCR son fragmentos de virus, o secuencias basura del genoma del virus que están en el tracto respiratorio y que expulsamos durante varias semanas después de haberse curado la enfermedad, revela este experto.

– La cuarentena por contacto con positivos de #coronavirus #covid19 podrían reducirse a 7 días si se hace 1 test de PCR o de antígenos, según sugieren las conclusiones del estudio de modelización inglés publicado en Lancet. La contiagiosidad del coronavirus es de 7 a 10 días, 1 ó 2 antes de empezar los síntomas y mientras ocurren. La cosa se complica cuando el infectado es asintomático. Con los asintomáticos no se sabe por cuánto tiempo pueden ser infecciosos. Básicamente, las personas asintomáticas pueden transmitir virus a otros durante 1 semana, igual que los que tienen síntomas, pero a menos que la persona se haga un test de antígeno (para detectar que tuvo la enfermedad) ó 1 PCR, esa persona pasa desapercibida, añade. De allí el interés del rastreo para identificar a las personas que han podido estar en 1 zona de contagio con gente que aun no dió positivo y hacerles el test de antígeno o la PCR, a partir de las 48 horas del evento. Mucho más baratos (4,5 ?) que los PCR (alrededor de 18 ?) y rápidos en dar resultados, alrededor de 20´, desde 30 septiembre 2020, 1.425.000 #madrileños fueron convocados en 31 municipios, pero menos de 1/3 acudió y de las 435.785 test de antígenos que se hicieron, salieron 1.544 positivos. Por el contrario, donde resultaron eficaces fue en su uso para sintomáticos. Que necesita 1 soporte físico, aunque sean las minúsculas gotas de vapor de agua que exhalamos al cantar, hablar, toser, que ataca por sobrexposición, y por tanto no es tan preocupante que nos alcance o afecte esporádicamente, como estar tan expuesto como los sanitarios o los que conviven bajo el mismo techo con los enfermos, y que prefiere estancias interiores, de ahí que se autoricen las terrazas ventiladas de los bares, siendo poco o nada recomendables los servicios comunes de los hospitales, de lugares de trabajo, colegios, cualquier otra zona de uso común y frecuente, son 3 certezas sobre el #coronavirus #covid19. De la recomendación de lavarse frecuentemente las manos con gel desinfectante o jabón, se deduce que siempre dentro o junto a la humedad como soporte, o en ambientes poco ventilados, los agentes desinfectantes debilitan los pinchos de la corona, que es por donde se agarra, y no tanto que eliminen el cuerpo o corpúscula claramente representado en las ilustraciones como 1 mina bélica marina. Rempujo, concepto coloquial de la lengua castellana que recuerdo como rempojo, pero no viene en el diccionario, es la fuerza o resistencia que se hace con cualquier cosa, como las puntiagudas espigas secas y otras que se desprenden de las plantas en verano, como muy destacadamente 1 bolas del tamaño de 1 uña que se parecen extraordinariamente al #coronavirus #covid19, casi imposibles de desprender cuando se pegan a la ropa, sobre todo los calcetines, incluso después de lavarlos, y que son las que desaconsejan o disuaden de salir al campo en verano. Se remiten o recuerdan al concepto marítimo del disco plano, estriado en 2 direcciones, y que aplican los veleros a la palma de la mano para empujar la aguja cuando cosen velas. También me vale escoria, que recibo como insulto por emplear reiteradamente el concepto intoxicación donde otros dicen contagio, junto con otros como veneno, y sobre todo antídoto en vez de vacuna, que básicamente es lo mismo, con la única diferencia que parece que me alejo del discurso oficial. también me siento incapaz de soportar:
– Monótonos monólogos monocordes que declaman inacabablemente lecciones cuya pedantería impresiona más que su profundidad, con el mínimo soporte de argumentos imperceptibles o indescifrables, en palabras del profesor José Lozano en Más allá del Galdós: la cuestión del gusto, del que no voy a citar al escritor que se pone como ejemplo, pero sí que se trata de 1 autor cuyos chispeantes artículos de opinión y parece que su conversación son justo lo opuesto a sus novelas y relatos, algo que parece que pasa muchas más veces, como por ejemplo en las piezas teatrales de algunos novelistas o viceversa, no solo Galdós, también Larra y me parece que varios críticos literarios que fracasaron con sus obras de ficción. Tras ver los soberbios documentales de Discovery Max sobre el #coronavirus conocido como #coronavirus #covid19 y el titulado Enemigos invisibles, y sin ser la panacea como creía, no puedo menos que reafirmarme en mi advertencia o recomendación de tratar -hervir, cocer como en las comidas, batir, aplicarle filtros, tomarla en infusiones, envasadas en refrescos con muchos controles- el agua corriente que llega a los domicilios en los que estamos confinados. De hecho me parece casi inverosímil que además de la recomendación de lavarnos las manos insistentemente, cambiar y lavar las toallas con agua caliente, o medidas de higiene realmente exageradas como las que se toman en algunas casas cerradas a cal y canto, en las que los que no estamos confinados solos, casi tenemos que cuidarnos y cuidar de los otros como en la calle, no se añada la que digo de tomarnos más precauciones si cabe con la que ingerimos, como si estuviera a salvo de la contaminación algo más que evidente y escandalosa. Quede muy claro que no niego ni desmiento el discurso oficial, que además hace gala de desconocimiento e ignorancia parecida a la mía, pues del asunto que nos ocupa solo se sabe lo que pasa, pero con los datos de Corea del Sur y Japón, sitios en los que no dictaron confinamientos o encierros, ni hundieron su economía de subsistencia, además de tener y aplicar tests no necesariamente de alcoholemia, localizar y aislar los focos de intoxicación, alguno más que tan desafortunamente se aplican en otros sitios, como destacadamente y por desgraciadamente España, sus poblaciones están acostumbradas a las pandemias, que parecen más frecuentes en Asia, de forma que además de todas las medidas de sus dirigentes, todos sus habitantes saben lo que tienen que hacer en cuanto suenan las alarmas, como salir lo menos posible sin necesitar que se lo digan, ponerse mascarillas sin necesidad de que se lo pidan, extremar las medidas de higiene corporal y con los objetos de uso personal, como por ejemplo los móviles, y también la que digo e insisto, con el agua corriente, no solo para lavarse insistentemente con jabón las manos, sino como mucha más razón la que ingerimos, que puede estar contaminada y puede ser el agente de lo que llaman contagio, y no solo de este #coronavirus realmente agresivo, sino de todos los demás. Al menos este insulto me lo guardo como trofeo, pues no solo demuestra que lo dije todo lo insistentemente que pude, sino que además, los discursos creo que personales ajenos a los oficiales, realmente tienen impacto en estas situaciones, pues a este que me insulta así como a sus seguidores, realmente no los conozco de nada, y si les llegó el mensaje fuera del circuito de los que tienen megáfono y pegan mítines por los medios de comunicación subvencionados, es porque también merecen atención generalizada. no podría militar en el sindicato de funcionarios CSIF, del que solo conozco a 2 militantes, 1 familiar que me sorprendería cualquier vínculo religioso, y 1 de sus dirigentes históricos del que me llevaría otra gran sorpresa como las de estos días de pavor. De hecho estoy convencido que es 1 luchador por la libertad de expresión incluso más significado que yo, por lo que no lo asocio a ninguna denuncia por blasfemia ni parecida. En el pantallazo de abajo aparece el mensaje del que se ríe, y cuando lo cuento, con 10.003 muertos sobre la mesa de autopsias, o en las morgues congelados, 950 en las últimas 24 horas, al menos hay 1 juez al que tampoco parecen hacerle ni pizca gracia las burlas macabras de los ignorantes en su prepotencia cerril. El que sigue es otro de mis escritos visionarios titulado: Solo dan su brazo a torcer cuando pagan otros. Estuve fisgando en el avatar de quien me respondió y no encontré ninguna coincidencia entre nuestros respectivos contactos, ni me siguen ni los sigo, ni ganas, ni menos me hace gracia lo que pasa ni tengo motivos para burlarme de nadie y ni siquiera para reir desde hace semanas. Con 10.935 muertos reconocidos, 932 en las últimas 24 horas desde que lo cuento, cifra que parece mínima, se puede imaginar que las denuncias no son 1 sino cientos, y que la forma de desacreditarlas políticamente es señalar a quien lidera alguna como si todas fueran la misma o por lo mismo. Me reservo la opinión sobre procesos que van a durar años y por el nombre propio que aparece al frente de alguna que señalan, lamento decir que tendré cuidado de no unirme a ninguna de esas plataformas, y mucho más de necesitarlo. Cumplí a rajatabla el confinamiento y la cuarentena, junto con los que me rodean, y con la confianza recién adquirida o recuperada, lo único que tengo que decir es que ya no se ríen de mi ni supongo que de otros, independientemente de la suerte que corran y lo que duren sus procesos judiciales, pues ya digo que no soy funcionario y si lo consigo, pues me presento a oposiciones y apruebo alguna de las que sí hay empleo más incluso del que sería deseable, se a qué sindicato profesional me voy a apuntar llegado el caso. Como las risas se tornan en insultos, me permito aclarar que en las comprobaciones que hago siguen sin coincidir mis seguidores con los de quienes me insultan o se ríen sobre lo que son noticias de actualidad y enlaces como si me fuera algo personal en ellos; y la impresión que tengo es que son cuentas en redes sociales recién aparecidas en el confinamiento para ese propósito político concreto que desapareceran sin dejar rastro, si es que volvemos a algo parecido a la normalidad en la que el premio es la indiferencia generalizada. Lejos de desanimarme o disuadirme, resulta que antes tenía la impresión de predicar en el desierto, mientras que ahora y empleándome con el mismo procedimiento (cruce de datos, pantallazos, seguimiento de los asuntos a través de agregadores, espero que haya también algún lector o visitante ocasional de los de antes o que alguno de los novatos esos caiga atrapado en el procedimiento que tanto llama su atención), la impresión que tengo es que esos mismos mensajes (en la forma) en redes sociales tienen mucho más impacto. Ni siquiera veo tanta diferencia entre emplear la palabra intoxicación por lo que llaman contagio, o antítodo por lo que llaman vacuna, pues para mí, que estudié lingüística, las palabras siempre valieron mucho, además de que son actos incluso de más valor que los insultos destemplados o las risas inoportunas, y no solo ahora; y estoy acostumbrado a manejarme con argumentos y pruebas que es precisamente lo que más falta, mientras que antes era lo que brillaba por su ausencia. Se me vienen a la cabeza algunos refranes, pero no creo siquiera que sea la ocasión. Los expertos que no vieron venir la pandemia del #coronavirus #covid19, y que tras encajarla como Poli Díaz, el Potro de Vallecas, la somanta de guantazos de Pernell Whitaker en la mayor paliza jamás propinada, ahora tampoco encuentran la puerta de salida al #estadodeabuso, también creen que no hay ningún blog ni página web de referencia sobre la epidemia, cuando las condiciones del encierro riguroso, con más de la matad de la población del planeta en nuestras casas con 1 único punto de acceso a la información tan necesaria, y prácticamente todos los blogueros y desarrolladores ante 1 oportunidad espero que irrepetible para captar la atención del prójimo, el resultado es de empate sin goles. también he fracasado con los míos, aunque no en términos generales, pues como de lo que más se hablaba era de problemas con la censura tan poderosa como generalizada, puedo a asegurar y probar si lo necesitara que salgo, además de vivo, con todas mis cuentas en redes sociales, blog y páginas web indemnes, ni 1 solo rasguño si no fuera porque se perdió mi ritmo de actualizaciones, aunque no tanto alegrarme de haberme dedicado a ello desde mucho antes. Pero es que además, desde los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils en agosto 2017, en la red de redes ya no se triunfa con títulos de blog y páginas web de marca, sino como individuos, y en algunos casos logrados, autores que se revelan. Para el periodista y comunicador español Alfonso Merlos, siempre habrá 1 antes y 1 después de la pandemia de 2020, y no solo en España. Y el modelo Jon Kortajarena, que confundía con otro que tiene cara y gafas de concha de ministro y apenas sabe hablar, difícilmente pasará desapercibido cuando se permitan los encuentros como para rodar programas de cocineros como los que abundan en las cadenas de televisión españolas. Además de las mascarillas, tema que sin duda es la estrella de los medios de comunicación convencionales y digitales en 2020, las recetas de cocina y en general, noticias de productos de consumo generalizado para encierros prolongados (papel higiénico, geles desinfectantes, guantes de látex, etc.) solo demostrarían o abundarían en la mayor, es decir, en Internet y en condiciones extremas como las que espero y deseo que nunca se repitan en beneficion de todos, los magnates de los medios de comunicación, corren la misma suerte que cualquier otro que lo intente o lo pillen metiendo la pata, pues en esas condiciones rigurosas solo captan la atención los errores de bulto, también los de expertos tertulianos de sus rebaños, alguno de los cuales desaparecieron nada más declararse el #estadodeabuso, como por ejemplo la política, tertuliana y abogada Cristina Almeida, pero sobre todo Enric Hernández, que en los atentados de Catalunya en 2017 era director de 1 periódico de referencia, sino referente él mismo como confidente de ventaja de las alertas de servicios llamados de inteligencia internacionales, pero que en la crisis de 2020 y ya al frente de los servicios informativos de la televisión pública española, no solo brilló por su ausencia, sino que al tener que rendir cuentas del fracaso algo más que estrepitoso del medio de comunicación pagado con dinero público que tenía que liderar las informaciones que se servían generosamente, filtrando las preguntas de periodistas que ni siquiera estaban presentes, y muchas veces leyendo los bustos parlantes las respuestas, es evidente que el medio más dotado de presupuesto y efectivos tendría que rendir cuentas, en las que curiosamente los superiores y subordinados del tal Hernández, argumentaban en su defensa que su jefe destinado a liderarlos se había ido de najas y aprovechado la coyuntura para desaparecer, también espero y deseo que para siempre, pues al menos los que metían la pata y se equivocaban quedando en ridículo, es sobre todo porque al menos daban la cara. Hablando del #coronavirus #covid19 de Wuhan creí entender en boca de los que otras veces dicen que las palabras ni sus significados valen nada, que había que seguir cuentas oficiales, supongo que la del portavoz oficioso, que todavía estaba creándose, y las de la Organización Mundial de la Salud, algo que si se trata de aplacar el asunto para intentar ahorrarse o paliar pérdidas como los 500.000.000 ? del Mobile Congress Barcelona, o los 70.000.000.000 no sé si solo de la bolsa española, solo cabe desear que sea realmente buena, algo que dudo. En el temario de oposiciones a administrador de sistemas y comunicaciones obviamente informáticos de la administración del estado de 2019:

tema 6 de 10 del bloque IV Sistemas y Comunicaciones. Medios de transmisión. Modos de comunicación. Equipos terminales y equipos de interconexión y conmutación. Redes de comunicaciones. Redes de conmutación y redes de difusión. Comunicaciones móviles e inalámbricas.

Lo pongo completo y me propongo revisar los mismos contenidos en los programas de enseñanza, con especialidades como lengua e informática, tanto en secundaria como en formación profesional, que yo propondría impartir juntas con 2 profesores haciendo pareja como guardia civiles, desaparece como epígrafe la sindicación de contenidos, los célebres feeds de sindicación, supongo que irán incluidos en redes de difusión, pues el problema de lo que se pretende apelando a la gravedad del asunto, con medidas como el confinamiento y aislamiento en hoteles, cruceros, ciudades tan densamente pobladas como 11.000.000 almas de Wuhan, su provincia de Hubei, cuando la cifra de contagiados de las noticias supera la treintena y van 1 poquito retrasados intentando crear 1 web de referencia, solo cabe desear que los que hablan dándose importancia sean realmente competentes en lo suyo, pues en 1 situación en la que parece que los perjudicados, contagiados o no, se convierten en algo parecido a los concursantes de Gran Hermano y los reality, ¿cómo piensan hacerlo? ¿Con qué?. No es que sea de dudosa legalidad adoptar medidas tan drásticas como las de China, sino que no pueden ni saben porque se trata de salir en la tele los que se dan importancia. Tengo mi propia lista de canales de información preferidos, evolucionados desde que solo había eso en 2004, o actualizados tras comprobarlos y grabarlos, y al ir a monitorizar los que se proponían para el seguimiento de las pruebas, notas de exámenes y cosas parecidas de sus opsiciones, además de que 1 de 3 ni siquiera tenía la botonera, en otro que sí la tenía, en su caso el ministerio de Fomento, que por entonces llevaba Ábalos, cuando probé a seguirlos en los lectores de noticias me salieron las de Chaves cuando era ministro del ramo, que coincidían curiosamente por sus condenas por corrupción, lo que quiere decir que ese canal de noticias, que se cree tan importantes cuando estalla 1 alarma que se compara a la de atentados terroristas, no solo no se actualizaban ni emitían noticias casi desde que fueron creados y abandonados. Curiosamente se trata del mismo portavoz del Ébola, que ya le tenía que haber dado tiempo, pues además de que la comunicación del asunto arruinó la carrera política de la que era ministra de Sanidad, con manifestaciones casi instantáneas como las de Excálibur, el perro que mataron en Alcorcón, muchas de las cosas de las que se hicieron y dijeron en otra situación de pánico colectivo, además de puramente espontáneas, por supuesto que no tuvieron que ver ni con el ministerio de Fomento, ni con cualquier otro. Pero ante semejante anuncio, sobre todo por la forma, que miren antes por si si aparecen trabajos de máster de Cifuentes, Montón, Bibiana, Pajín y otros fantasmas. Estaba tan acostumbrado a los programas de enseñanza secundaria, incluida la formación profesional, que se publican en el boletín oficial del estado con fechas del siglo pasado. No me quejo, lo que me pasaba es que como me apunto a todos, alguna vez tuve la impresión de equivocarme de examen y sitio, hasta recordé alguno más siempre en asuntos de informática, pero al encontrar:

bloque II Tecnología básica tema 16 de 16 Documática. Gestión y archivo electrónico de instrumentos. Sistemas de gestión documental y de contenidos. SINDICACIÓN DE CONTENIDO. Sistemas de gestión de flujos de trabajo. Búsqueda de información: robots, spiders y otros. Posicionamiento y buscadores (SEO).

Como la conspiranoia del asunto del momento y año consiste básicamente en que Wuhan, llamada el Sillicon Valley de China, se les escapó o soltaron algo, con todas las reservas, con intervención como mínimo artificial o sobrenatural, que sea mentira casi como deseo de buena voluntad hacia el prójimo y hacia mí mismo, pero como no estoy seguro, seguiré informándome sobre asuntos relacionados en medios de comunicación extranjeros con el único filtro de mi servidor de contenidos, content management server, CMS, pues me consta que los que quitan con lo que se hace del programa de oposiciones a funcionario, esto les suena a salir ellos en la tele y que esté todo el mundo pendiente de ellos.

– Los médicos de Wuhan, epicentro del #coronavirus, pagaron con su salud y sus vidas el silencio que les impuso el régimen chino al principio de la epidemia. Tras la trágica muerte de Li Wenliang, el oftalmólogo que alertó de la enfermedad y fue obligado a retractarse por la policía, el último (del que se tiene noticia 19 febrero 2020 en Los médicos chinos pagan con sus vidas la censura sobre el #coronavirus, Pablo M. Díez, corresponsal en Shanghai, ABC) en fallecer fue el director de 1 de los principales hospitales de Wuhan, Liu Zhiming. Como en el caso de Li Wenliang, su muerte fue anunciada, luego negada y finalmente confirmada el 18 febrero 2020. De 50 años, este neurocirujano estaba al frente del hospital del distrito de Wuchang, 1 de los escogidos para atender a los pacientes de #coronavirus. Según constató su esposa a la prensa oficial, se contagió a finales de enero y entró en estado crítico pocos días antes de fallecer. Antes que él, 1 enfermera del mismo hospital, Liu Fan, falleció el 14 febrero 2020. Sus muertes coinciden con los últimos datos sobre el personal sanitario infectado en la epidemia. Según el informe oficial difundido el 18 febrero 2020, son 3.000, de los que más de 200 se hallan en estado grave (cifras dudosas que como mínimo habría que multiplicar por 10, aunque los relatos son perfectamente intercambiables con otros conocidos después). Con los 2 últimos fallecidos notificados serían 8 los médicos que perecieron por el #coronavirus o por extenuación. Tan elevada cifra pone de manifiesto su sacrificio y, sobre todo, las carencias materiales con que se enfrentan a la enfermedad. Tal y como muestran (o mostraban pues después hay otras que parecen pura propaganda de película) la falta de mascarilla y trajes especiales lleva a muchos sanitarios a protegerse con bolsas de plástico o lo primero que pillan. Además de los países y regiones que lo hicieron extraordinariamente bien, Taiwán, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Grecia, República Checa, Austria, Polonia, Portugal, que salen del pozo mientras lo cuento, siempre con gusto, algunas declaraciones de médicos y sanitarios de la trinchera, en el sentido que hay plazas libres y respiradores en las unidades de cuidados intensivos, se desmontan o desalojan los hospitales de campaña, hay menos ingresos, al menos por el heroismo de estas bellas personas, héroes a su pesar, y muchos víctimas, como los 9 farmacéuticos, más de 20 médicos, no me quiero olvidar de los cuidadores de las residencias de ancianos, verdadera zona 0 en España, el peor de la clase junto con China, Irán, Italia, Francia, Reino Unido, Estados Unidos, pero con la total seguridad de que nada volverá a ser igual en los hospitales prohibidos para el resto de la población, aunque admirable también el esfuerzo de sus profesionales jugándose sus carreras por enseñarno la verdad, además de mantener el cordón umbilical electrónico de los infectados en algo tan sensible como la comunicación, ya podemos darnos con 1 canto en los dientes los que no los tuvimos que pisar, siendo eso lo que se nos exigía, aunque no por ejemplo verlos en los medios con ojos de enfermos y enfermeros, en estos días de encierro forzoso descargué las últimas fotos que hice días antes del confinamiento, y veo cercano el día de consumar mi plan, que consiste básicamente en ir a ver y fotografiar el día después en el mismo sitio que lo dejé.
– Lo que más indigna a la sociedad china es que los médicos, auténticos héroes de la catástrofe, se expusieron desde el principio a 1 riesgo que las autoridades trataron de ocultar. Además de Li Wenliang, 1 de sus colegas en el hospital central de Wuhan, la directora de urgencias Ai Fen, fue reprendida cuando avisó el 30 diciembre 2019 y el 1 enero 2020, de que había posibles contagios de humano a humano que no estaban ligados al mercado de animales de Huanan, donde se sospecha (cada vez menos y en menos sitios) que se originó el #coronavirus. Según informaba el periódico China News Weekly, el comité disciplinario del hospital también abroncó a la doctora por crear rumores y causar problemas que afectaban al crecimiento y la estabilidad de Wuhan, obligando al personal a guardar silencio. Aunque las autoridades locales anunciaron el 31 diciembre 2019 que había 27 casos de neumonía viral de causa desconocida, no confirmaron los contagios entre humanos hasta el 20 enero 2020, 3 días antes de decretarse la cuarentena en la provincia de Hubei. Al no protegerse contra la epidemia por culpa de esta censura, los sanitarios se contagiaron en masa cuando los enfermos empezaron a abordar los hospitales. Por no escuchar a los doctores Li y Ai, solo en el hospital central se infectaron 230 trabajadores. Por ese motivo, sorprendió a todo el mundo que la provincia de Hubei, zona 0 de la epidemia, no estuviera en el recorrido de los 12 inspectores enviados a China por la Organización Mundial de la Salud (OMS trístemente célebre también por sus siglas en inglés WHO) para investigar la enfermedad. Hasta 19 febrero 2020, la OMS WHO alabó (y sigue alabando pese a las barbaridades no solo dichas, también cometidas aunque solo sea por omisión vergonzante) a las autoridades por sus medidas draconianas para contener el #coronavirus y su transparencia (al menos en eso, en otros sitios no se tiene ya ninguna duda de que es lo contrario, y al menos la censura, que el lo más censurable y merecedor de denuncia donde haya justicia, segada casi de raíz y de manera casi unánime, pues los censores se quedan solos y tan en evidencia que la gente solo los saca a colación para ponerlos en evidencia). Pero sus técnicos, entre los que había algunos estadounidenses, solo pudieron visitar Pekín y las provincias de Sichuan y Cantón (Guangdong) pero no el epicentro de la epidemia en Wuhan. Con 208.389 infecciones reconocidas, 21.717 muertos a ritmo de 435 las últimas 24 horas, cifras mínimas 2 meses después, pues siguen sin hacerse tests de seroprevalencia en la mayoría de los países, ni siquiera se saben de lo que son, algunos por ejemplo de embarazo, ni la verosimilitud de sus resultados, de forma que se tienen que tratar de confirmar con otros en caso de dar positivo, o hacerlos prácticamente todos los días si dan negativo, y ni los países con mejores científicos, como me parecen Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, incluso Israel, no solo no dan con la vacuna, desde mi punto de vista imposible, pero me valdría con el antídoto, ni menos la cura segura, lo que llaman inmunidad de rebaño, pues en países que capearon el temporal por autoaplicarse medidas de cuarentena sus propios ciudadanos en cuanto suenan las alarmas por tener vecinos tan molestos, no quiero enredar más sobre el asunto, pero me parece como 1 de esos problemas de examen en los que nos pasan 1 chuleta completamente errada, o desenfocada desde el principio en aspectos como el parecido con lo que llaman gripe o la inmunidad de rebaño. No tengo pruebas ni posibilidad de obtenerlas, pues aunque sea de manera intuitiva, estoy en arresto domiciliario desde antes de que se decretara, por miedo sobre todo a la ignorancia donde otros se lo tienen a los experimentos totalitarios jugando con la salud e incluso con la vida. Por si acaso, y 1 vez más, los ancianos de las residencias y sus cuidadores también fallecidos, otro dato que se escamotea, no viajan a Wuhan, China, ni a Milan a ver partidos de champions, junto a dirigentes principales de los que se pensaría pon su mismo lógica que son unos guarros que no se lavan las monos ni se toman las precauciones que cuando lo cuento, imponen a más de la mitad de la población del planeta. tampoco tengo la solución al problema, ya me gustaría, pero creo que es evidente que el agente infeccioso es algo más que el contacto con contagiados, no tanto el aire que respiramos y la contaminación, como la carga viral del agua corriente. Y los casos que se me escapan, como por ejemplo agentes de la autoridad, además de los cuidadores de residencias de ancianos, enfermeras, médicos, jóvenes, hasta niños fuera de los grupos de riesgo, que no discuto, solo demostraría que el órgano realmente atacado es el tiroides, muy sensible al stress como al te todos, unos más y otros menos, estamos sometidos, que si bien no causa la muerte como el corazón o los pulmones, al ser 1 regulador de los otros órganos, y me atrevería a decir que síntomas, es el que provoca esas muertes súbitas que también se diagnostican como #coronavirus #covid19. Hasta la fecha, la prueba más solvente o potable de lo que digo, es la muerte de 1 tigresa del Zoo de New York, a la que se atribuyen relaciones impropias con sus cuidadores como para compartir el virus. Sería tan fácil como encontrar y analizar otro animal muerto del que no se sospeche o pueda concebir contacto con humanos, junto o cerca de fuentes de agua embalsadas, pues si lo que digo aún a riesgo de equivocarme y quedar en ridículo es verosímil, debería haber más que humanos, excepto si tuvieran órganos olfativos o de otro tipo que los alertaran, pero incluso en ese caso, estarían muriendo de sed. Pateo los senderos de Polvoranca hace décadas a caballo de los siglos cuando se puede tanto monta monta tanto como la senda al cajero automático. Para enjuagar pérdidas porque por dar no dan ni agua, todo para los ojos participo en los concursos fotográficos de un colectivo que creció como una flor en el Centro de Recursos del Parque. Debo estar en racha porque me llaman para las entregas de premios, para premio el piscolabis de olivas curás con ajos enteros curaos como las aceitunas, crudos y curaos con especias que luego vuelves andando a propulsión, busca la soledá. En la proyección audiovisual de miradas sobre el Parque que preceden al acto de entrega de premios en sí y la blanca aparición de los ajos entre las olivas había varias caras conocías, 1 de las caras resultó ser de las premiadas, ganadora además de la última convocatoria.
– ¿Tù te souviens de moi?
– Por supuesto, eres Enfermera del Hospital Severo Ochoa de Leganés, pues se lo tomó como una broma y no, qué va, la hija de un compañero de habitación del último ingreso que amás ya nos habíamos reconocío de antes de los 18 (edad) en sus visitas a su simpático padre. En Miss souvenirs anteriores no había Enfermeras pinchándome ni entre interrogantes sobre evacuación de líquidos y sólidos, se asemejaba a otra Woman object corporal mass 18 % que hubiera o hubiese conocío on the bar. pues tampoco, en plena prehistoria con cámara de negativos en blanco y negro de 6 x 6 centímetros ahora incopiables y puede que perdibles en varias mudanzas de hipotecas se me aparece vestida de negro oyendo el mar madrileña en una caracola años 90 que entonces no había silueteaos porque no se habían inventao todavía el canon corporal mass 18 %. En el verano del 2006 los influyentes colegios de Médicos & Enfermería se felicitaron por el éxito de los seriales televisivos de temas de salud & hospitales con algún ejemplo destacao y 1 pero, pero, pero: las secuelas dramatizadas explícitamente sexuales entre los actores & actrices que los interpretan en las diversas ficciones, siempre según los profesionales son ajenos a los hospitales y sus ocupaciones cotidianas, otra pena añadida. A la lógica obligación de los guionistas para buscar síntomas extraños de enfermedades poco corrientes so pena de colapsar las urgencias al día siguiente de las emisiones se unía la lógica profesional de los que ejecutan esos conocimientos y remedios de verdad pues en ellos va la vida, en un ambiente en el que las preocupaciones son otras. Alguna vez me vi rechazando una prenda de color azul claro por parecerme hospitalario, de lo que el vendedor por lo menos no entendió ni papa, mejor pal vendedor pero ya reinsertado al trabajo mileurista después de otra reparación me enteré que la candidata socialista se hizo una impactante foto retrato de cartel electoral con su culo desnudo en Italia mientras en Love Spain.
– España huele a ajo los autoproclamaos progres y sus medios de comunicación adictos se han prohibido la publicidad de contactos heterosexuales, es decir, entre hembras & varones aunque no los homosexuales que se favorecen en las calles, restaurantes, cafeterías, salones de boda, piscinas con multas a quienes les ponen pegas. Desde otra forma de ver las cosas los integristas religiosos pugnan por otro modelo absolutamente asexual no sólo en las relaciones homosexuales, tampoco en las heterosexuales que no sean las reproductoras, punto en el que se les ven los colmillos homo hominis lupus est o los humanos somos lobos para nuestros semejantes. Redadas por barrios, reportajes de actualidad sobre las dudas de fe de Teresa de Calcuta promocionadas en la prensa gratis.
– Qué emoción, gritan en la plaza, que podría ser peor y algunos hasta recuerdan haberlo vivido. De las visiones más recurrentes de los agoreros de la contemporaneidad es la de ver las salas de espera de las consultas de los psiquiatras & pasillos de los manicomios abarrotaos de gente con embudos sobre sus pobres seseras, aporreando los bancos de madera con los de estornilladores, encadenaos a las calefacciones con sus camisas de fuerza, carne de psiquiatra. Aunque sigue habiendo ejemplos el fenómeno empezó con Don QuiXote de Cervantes, apenas inventada la imprenta en Europa. El desencadenante desa locura colectiva a ojos de los inquisidores, nombre antiguo de los fiscales de los tiranos de siempre era la lectura de libros. Fiel a las lecturas clarificadoras, que no sólo los agoreros tienen derecho a amuermarse, estoy de acuerdo con Bruce Chatwin en que rigurosamente la fantasía o la ficción no existen y los relatos de ese tipo, incluso o muy especialmente los transmitidos de generación en generación sobre los dragones, ha existido en otra parte o en otro tiempo. Otro ejemplo recurrente de Chatwin son los genios de la lámpara a los que se da crédito en algunas religiones, al menos 1 vez encargó 1 invocación por desgracia fallida a 1 mago. Mi primer acercamiento a las teleseries de Médicos & Enfermeras me ocurrió ingresado en un hospital leyendo un periódico atrasado valga la redundancia, se trataba de una encuesta veraniega al personal del oficio sobre si se veían retratados en las teleseries de éxito, varias por cadena que debían estar siendo repuestas o repetidas o lo que fuera otra vez otro tórrido verano que, igual que las becarias y -os que habían hecho la encuesta tenían muchos temas que tratar como se demuestra. Fue impactante saber por lecturas aburridas como las que me ocuparon en tales circunstancias, pues para lo que había que ver en la tele que al personal sanitario encuestado no le gustara ni un pelo que la relación entre actrices & actores de las teleseries higiénicosanitarias se convirtiera en otro culebrón de relaciones de tipo amoroso y es hasta posible que se refirieran a las nacionales pero como era un periódico como abandonado a su pertiñaz atraso en fechas veloces y yo estaba viviendo en presencia mi teleserie particular ahí se quedó la cosa, convencido del todo que a las Enfermeras & Médicos no les gusta el sexo en las teleseries ni supuse que en los hospitales, que a mí plin mientras me sigan curando. Bueno y por tanto breve el ingreso hospitalario aunque no tanto el tratamiento posterior pero ya que no fue grave y va a tener que ser en otra mejor tomarlo con calma que el sexo no les gustará pero desnudar a los y supongo que a las pacientes en los reconocimientos & análisis si les gusta, el caso es que los de las teleseries higiénicosanitarias llegaron reforzados al nuevo curso y aunque la fiebre me duró apenas semanas llegué a ver varios presuntos reestrenos. Con el tiempo de mi lado sólo me ha impactado 1 de esas teleseries, House en cuatroº y ni siquiera como teleserie, sólo el protagonista y también el actor inglés que lo interpreta. Para explicarlo tengo que echar mano al picahielos y hablar de otra teleserie de cuatroº que no soporto ni ver, me refiero a la que protagoniza el matrimonio Jiménez del Iker en plan visual, que una vez que viajé de noche sólo en auto sí reconozco el impulso lúgubre que tira al monte, que al autoradio el Iker en solitario es más divertido que los Gomaespuma y es que algunos de sus seguidores me contaron que ya no mojaba la cama como antes por los palos que le habían dado algunos y últimamente lo dejaba todo sembrado de dudas en las mentes de sus seguidoras & seguidores y que ellos decidieran, el viejo truco del piense usted, piense, piense, piense y así me encontré, abstemio en un inmenso atasco por un control de alcoholemia en una autovía camino de la Talavera en cuya Plaza de Toros han muerto varios toreros de primera que siempre confundo pues todos los aficionados de edad siempre fueron testigos de alguna de las celebradas cogidas de los principales que hasta las legendarias arenas junto al Tajo fueron a dar el paso definitivo a la memoria, ya digo que prolífica si damos crédito a todo lo que cuentan los aficionados taurinos como pescadores de emociones. De noche apenas se ve pero la Plaza de Toros de Talavera es oscura incluso a pleno Sol, arena vieja regada de sangre valiente, el caso es que Iker trajo a un especialista empeñado en demostrar la existencia real de Jesús de Nazareth.
– Si Jesús hubiera sido producto de la mente de un guionista e incluso del mejor novelista nos encontraríamos necesariamente a un personaje compacto perfectamente moldeado al que le saldrían las cosas siempre bien, muy lejos de las controversias y polémicas que 2000 años después siguen rodeando su figura tan profundamente enigmática como cualquier Homo sapiens de carne y hueso, pues lo mismo el Doctor House, un personaje insólito en una teleserie higiénicosanitaria, como si hubiera sigo pergueñado por un guionista despistado que no hubiera visto ni hasta el intermedio para los anuncios de un capítulo de otra serie. Si es por las apariencias House da más talla de enfermo indigente o siendo muy generoso de familiar de enfermo despistado al que ya han dado el alta, aparece como caído ahí desde otra teleserie de toreros acabados como Juncal, triste figura sólo equiparable al Reverendo que acompañó al primer Wyoming (antes Gran) en sus primeras apariciones en la tele, un tipo irreductible a las corbatas de pésimo gusto, a las chaquetas azulgrismarino y al maquillaje cadavérico, alguien que podía haberse escapado de la calle huyendo de una cuerda de locos de paseo y se hubiera refugiado en secreto en un plató de una tele durante la grabación de un programa de máxima audiencia en directo, lo que hiciera el Reverendo para intentar pasar desapercibido en la tele como en la calle es otro cantar. El gran problema de todas las teleseries ideadas por los mismos guionistas de toda la vida en los mismos decorados de siempre es que todos los personajes son planos, acartonados, previsibles, intercambiables incluso en seriales de diferentes países y lenguas, sin evolución hasta viendo una corrida de toros en el graderío más escandaloso de la plaza, que a nadie se le ocurriría poner a un doctor de esos al lado de la enfermería de los toreros, qué miedo. No es por dar ideas pero si a los promotores de las teleseries les diera por encargar personajes marginales a novelistas que ni siquiera hubieran visto un capítulo entero de nada, que ni falta hace para haberlos visto todos hasta el extremo que para la teleseries parece que todo el año es verano y están repitiendo reposiciones, algo ganarían los telespectadores en obligado, que hay muchos que por no tener nada que hacer, ni mejor ni peor o por estar ingresados en los hospitales en los que presuntamente se inspiran algunas aunque parezca mentira o por lo que sea no tienen otra que ver otra vez lo mismo, de ahí el éxito de las escenas subidas de tono y por tanto ligeras de ropa, por lo menos se entretienen los ojos y si duran un rato se llega hasta a las manos o cuanto menos a 1 mano.
House está entretenido pero a mí lo que me tira para atrás son los casos médicos tan raros que trata, enfermedades que no se han oído nunca pero eso es lo más fácil de resolver pues podemos dudar si los actores & actrices de las teleseries deben llevar bata o no, si la bata de las Enfermeras debe ser ceñida & por encima de las rodillas, si los achuchones se los deben dar en el cuarto de lavandería o meterse en una habitación vacía a hacer la cama, no sé, si besarse a tornillo es o no higiénicosanitario o lo que quieran decirnos los que mandan que pensemos pero de lo que no cabe duda es que ante el ambiente hipocondríaco de enfermos imaginarios a lo Molière al final de las temporadas deportivas, del síndrome del final de las vacaciones ya extendido a los fines de semana, lo lleno de polvo que está todo mientras van rematando las obras para encarar las elecciones, en fin que si House o cualquiera de los miles de secundarios intercambiables de las teleseries decididamente higiénicosanitarias trataran gripes, asmas, alergias o migrañas los de verdad entonces sí que pondrían el grito en el cielo si les quedara tiempo para gritar porque tendrían que plantar hospitales de campaña hasta en las bibliotecas públicas. Sexo sí o no, bata sí o no, personajes acartonados, planos, intercambiables & sin evolución decididamente no, Enfermeras y hasta enfermas caídas de la portada del Elle pero de cara decidídamente sí pero los casos de las teleseries higiénicosanitarias obligadamente raros, raros, raros, como dejó dicho otro Doctor que predicó con el ejemplo dejando sus mejores galas para después de jubilarse. La Expedición Balmis, considerada la primera expedición sanitaria internacional de la historia que, liderada por el médico español Francisco Javier Balmis Berenguer, llevó entre 1803 y 1806 la vacuna de la viruela de Jenner hasta América y Asia.

#Filomena Leganés