30 Jul 2010

Otra vez

@signosfodas Horóscopo gurús

signosfodas Horóscopo gurú
- ¿Pero otra vez Vd? Me espetó Fernando Lázaro Carreter, máxima autoridad de la lengua castellana, más conocida como español durante décadas, presidente de la Academia, autor de la mayoría libros de texto de la editorial Anaya de las materias asociadas, pienso que fue su director editorial muy merecido, pues son editores de Bruce Chatwin, escritor y periodista inglés fallecido en 1988 que es relativamente extraño que se conozca fuera de su país, United Kingdom, donde es máxima celebridad y Australia, autor de su libro nacional titulao Los trazos de la canción, The songlines de 1987 que ha conseguido cambiar las relaciones sociales hacia los pobladores aborígenes de la gran isla del Pacífico también descubierta por los Austria, de ahí su nombre, pero abandonada debido a su enorme extensión a beneficio sin duda general, excelente columnista del ABC en artículos agrupados en la colección titulada El dardo en la palabra, actualmente anunciada en Círculo de Lectores sobre vicios del habla del que sólo voy a recordar el titulao “El guirigay”, donde sostenía que la lengua castellana, más conocida como español había sido sustiuda por algaradas a grito pelao en los canales, medios o cadenas y de comunicación, fenómeno venido a más desde su fallecimiento.
- Transmita a sus compañeros que si mandan hablar conmigo a su compañera que se parece tanto a Natalie Wood les irá mejor a tos, pues como Vsted debe saber, me gusta mucho el cine (excelente guionista, no tanto por las historias que se contaban ensus películas, supongo que puramente comerciales, alimenticias en años de gran escasez de to, como por la forma de hablar, de decir los personajes y lo que decían, además quera aragonés de corazón y no doy más pistas, pues algunos titulos se utilizaron como piedra arrojadiza contrael propio Lázaro Carreter ya por entonces). Lázaro Carreter, igual que el casero que me deshaució inmediatamente después pedir tan maldito crédito, realmente fatídico pa regularizar mis pagos y poder renovar el contrato de alquiler que vencía, incluso el propio Camilo José Cela me lo dijo, les daba igual lo que yo hiciera y como Bogart en Casablanca, en el caso improbable que alguna vez hubieran pensao en mí, posiblemente me despreciarían, pero por lo demás les era tan perfectamente indiferente como cualquier otro de nos propio género gramatical quien lo sepamos, pues eso sí lo aprendí de tan grandes maestros como los citaos. Hacia 1985, delante del profesor más terrible que se pueda echar 1 a la cara, yo era Víctor Mature ental singular duelo, lo que nome molaba 1 pelo, pues precísamente en la película que interpretó su papel de más éxito, otra versión del duelo real, perfectamente documentao en OK Corral, se cantaba la terrible cantinela:
- Clementina, Clementina de mi amor, con la que me torturaron mis malvaos compañeros durante mi etapa escolar, aún con separación de aulas por los consabidos problemas de género gramatical, pero bueno, he elegido la foto en la que más me parezco a Víctor Mature de 1994 junto a otra de 1986. Mi escena preferida de la película que me atormentó la infancia siempre fue ladel padre de los malos azotando a látigo cuando se quedaron solos al hijo fanfarrón que había sacao a relucir su pistola en otra bronca de barra, bar en la que no resuena ni 1 sólo disparo; si se mira bien la misma escena entre padres duros e hijos fanfarrones que los degeneran, incluso denigran en varias escenas del Padrino de Coppola y Puzzo. De Natalie Wood sólo puedo decir que los equipos de voleibol y baloncesto masculino y femenino de su Academia, entre los más valoraos de España en los ranking que se hacen, pues son la Academia del que soy fan en las útiles clasificaciones, fundao por Gerardo Diego, poeta principal de la generación del 27 y padre de Elena, que también fue profesora mía de lengua française varios cursos, incluso me atrevería decir que protectora, pues jugué varios años en las selecciones de baloncesto de Leganés, incluso recuerdo 1 salto al inicio de la 2ª parte (ya íbamos perdiendo de mucho) contrael NBA Fernando Martín, malograo en accidente de tráfico que tendría mi edad, igual que Natalie Wood y hacíamos incluso partidos de pretemporada además de los siempre reñidos de competición y como amí Elena Diego, hija del poeta, me apreciaba, en aquella extraña relación entre los jóvenes deportistas de Leganés, donde impartía clases Elena y la Academia fundada porsu padre, heredero de las reformas que promulgaron Larra padre, Galdós, Clarín y los principales intelectuales de la 1ª 1/2 del siglo XX conocida como regeneración, había cierta familiaridad. En mi mejor recuerdo con Natalie Wood a solas ella me preguntó por qué yo era el único demis compañeros que no la cortejaba, que melo preguntaba sólo por curiosidad, añadió con cautela. Tuve otra pareja, morena resalada con la que debuté en la fotografía y que muchos años después, cuando hice copias pa enviárselas, me agradeció con tal alegría que se me empañan los ojos por lo acomplejao de clase inferior que luego se confirmó muchas veces, por lo que conozco los puntos de fuga en cuanto reaparece o me siento amenazao, monstruo o lacra contra el que ni siquiera me atrevo a luchar, ni pienso que merezca la pena la ganancia. El antiguo compañero alque va dirigido este escrito, el que dijo que lo mío seguía siendo exageradamente incoherente en la forma, pero muy coherente en el fondo, el maldito sentido o sinsentido tan inaprensible, lo mismo que luego me han criticao en Leganés (al parecer lo chungo esque seme entiende lo que escribo y aunque he tratao huir, hasta el punto que en ambientes naturalistas me han llegao llamar el Góngora, pero no está en mi mano, o sea, no es artificio, me sale así y sólo hay que acostumbrarse o pasar) entró con muy mal pie en mi vida, pues yo ya estaba muy bien conmi pareja, de hecho recuerdo 1 invierno magnífico de temperatura en la yerba del parque W de Madrid y además que hacíamos despeje en las clases por la parte atrás, y nose le ocurrió otra cosa que entrarnos haciéndome sentir amenazao, aunque esa vez pormi pareja de entonces y no por mí mismo, como la mayoría. La amistosa, casi familiar relación entre Natalie Wood y yo estuvo a punto truncarse por culpa Lázaro Carreter, que no sele ocurrió otra que suspender por los pelos a Natalie Wood en junio, examen alque sino te presentabas no aprobabas en septiembre, quera lo único que aspiraba pues los temas los sorteaba Lázaro Carreter en 1 bombo como la lotería, no cayó ninguno de los que me tocó preparar en los apuntes compartidos entre varios, incluida Natalie Wood ni tampoco de los que estudié, por lo que el 5, aprobao raspao de mi nota ni siquiera pude disfrutarlo. Si iba a clase era porque en el curso anterior habían destituido alos delegaos electos porque cuando hablaban con los profesores decían algo así comoque lo que decían se había dicho en asambleas de estudiantes, pero que ellos no pensaban así y lo remarcaban demasiao y otra vez lo malo conocido, yo tenía experiencia y además la valentía de trasladar las cosas ensu integridad, según votaciones mayoritarias, por eso era siempre el delegao estudiantil, incluso como subdelegao ó 2º del que luchaba por el puesto, cuando había que negociar igualdad de oportunidades con los profesores y eso fue lo que me perdió con Natalie Wood, pues a las compañeras de mi edad nunca les bastó con ganarnos, tenían que machacarnos, incluso en la única nota que pienso debe manchar 1 poquito su excelente expediente académico, pues el mío es lamentable, de forma que conel 5 raspao que me puso Lázaro Carreter a la 1ª y además tan discutido, ya me puedo dar conún canto. Como ya he revelao que también hablé con Lázaro Carreter compartiendo 1 cigarrillo cerca de la sala investigadores de la Biblioteca Nacional de España, pues los fumadores educaos siempre hemos hecho apartes, incluso antes las prohibiciones, como en los intermedios a mitad de las clases de 2 horas en el aula principal de la llamada caja cerillas de la Universidad Complutense de Madrid dispuesta, espero que todavía, común salón de actos con entrada general por el que sería el gallinero y otra puerta profesores, más o menos, yo bajaba unas escaleras por fuera algunas veces y hablaba con Lázaro Carreter mientras se consumían nos cigarrillos, con otros profesores igual, siempre a la vista de mis compañeros vigilantes que miraban desde la puerta de arriba, pero Lázaro Carreter sólo me dio 1 tarjeta del tamaño 1 postal y me pidió que anotara el título, los nombres y seudónimos del estudio que preparé pa otra asignatura por el que me pusieron un 7, pues lo conservo. Mi 5 raspao en otro junio sólo fue porque no me quería ver más, pues como me tenía copiao, es decir, se había quedao con mi cara por los motivos expresaos, tenía que asistir a sus clases por obligación, aunque fuera como oyente, yel suspenso de Natalie Wood no podía ser otro motivo que aún se dio el gusto Lázaro Carreter de volver a verla en septiembre otra vez.

Comments RSS feed TrackBack URL

6 Comments

  1. [...] #CuartoMilenio cuando viajaba en coche de noche, a medias entre la risa y la perplejidad, pero otra vez que hablaron del arca de la alianza como testimonio gráfico esculpido en 1 columna o arco de la [...]

  2. Myflex.Blogspot.Fr…

    Otra vez – quiXote…

  3. http://juantomashounds.com/...

    Otra vez – quiXote…

  4. youtube.com…

    Otra vez – quiXote…

  5. [...] de voz con el también tedioso interrogatorio ante la máquina, el famoso SITEL, y luego otra vez ante el operador que comprueba que se vuelcan, comparan y relacionan automáticamente los datos en [...]

  6. [...] de voz con el también tedioso interrogatorio ante la máquina, el famoso SITEL, y luego otra vez ante el operador que comprueba que se vuelcan, comparan y relacionan automáticamente los datos en [...]

Leave a Reply

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>