29 Abr 2010

46 La Celestina

1. Primeras ediciones
La obra nos ha llegado en dos versiones : “Comedia de Calisto y Melibea” (16 actos) y “Tragicomedia de Calisto y Melibea” (21 actos). De la “Comedia” se conserva una edición impresa por Fadrique de Basilea quizás en 1499 en Burgos. Es un ejemplar único al que le faltan hojas al principio y al final y carece de título. Hay otras ediciones, como la de 1500, de Toledo, que contiene el argumento general y los 16 actos con sus argumentos concretos, o la de 1501 de Sevilla, con idénticas características que la de Toledo. Se supone la existencia de una edición anterior a la de Burgos, dudándose del lugar y la fecha de ésta, aunque según Norton, la de Burgos es la Princeps. De la “Tragicomedia”, se tuvieron como primeras ediciones las diversas de 1502 de Sevilla, y las del mismo año de Toledo y Salamanca. Para Norton ninguna de las ediciones de 1502 se imprimieron en aquel año, todas son considerablemente tardías. Hay que considerar como primera edición hispánica conservada la de Zaragoza de 1507. Todas estas ediciones, supuestamente de “1502″, presentan el completo de la obra que estudiamos. Hay que aludir a una última producción de 1526, de Toledo, que añade un nuevo acto llamado “de Traso”.
2. Problemas de autoría
La paternidad de La Celestina ha dejado de ser
polémica, excepto por lo que se refiere al acto primero. Por la carta de “El autor a un su amigo” parece que el acto I fuese obra de Juan de Mena o Rodrigo de Cota. La crítica está de acuerdo en dar la autoría de La Celestinaa Fernando de Rojas, tal como se declara en los
acrósticos. Sobre el problema de la atribución de los actos que integran la obra hay 4 opiniones:
1 Un solo autor para la “Comedia” (Rojas) y otro autor para todo lo añadido en la “Tragicomedia” (Proaza)
2 Fernando de Rojas autor único de la “Comedia” y de todo lo
añadido en la “Tragicomedia”.
3 Acto I de autor anónimo. Actos II-XVI de la “Comedia”, de Rojas. Todo lo añadido en la “Tragicomedia”, de Rojas también.
4 Acto I de autor anónimo. Actos II-XVI de Rojas. Todo lo añadido en la
“Tragicomedia”, de otro autor o de Rojas en colaboración.
3. Género literario
Al tratar la cuestión del género volvemos a entrar en la polémica, que en este caso emana de la radical originalidad de La Celestina. Cualquier consideración del problema debe partir de los hechos siguientes:
- La obra es totalmente dialogada, pero su forma de
ser no se agota en el “diálogo puro”, sino que se configura como “una acción en diálogo…”, según Ruiz Ramón.
- La Celestina no estaba destinada a la
representación escénica. Moratín negó que fuera una obra de teatro y la clasificó como “novela dramática”.
-Por lo que se refiere a sus constantes mutilaciones escénicas, las comedias del Siglo de Oro e incluso las de la literatura contemporánea castellana inciden en esa misma libertad espacial. Por otra parte, la utilización de los tiempos explícitos e implícitos parece más propia de la novela.
- Las comedias humanísticas son más aptas para la lectura que para la representación. Son de argumento simple y desarrollo lento, tienen interés por los sectores humildes y por lo pintoresco de la vida
cotidiana. Recogen también la herencia de la comedia elegíaca.
4. Fuentes de La Celestina
Son varias las deudas de esta obra con la literatura anterior, siendo destacable su huella aristotélica, los influjos de Virgilio, Ovidio (especialmente “La Metamorfosis” y el “Ars amandi”), Terencio, Séneca, los Libros Sagrados y autores eclesiáticos, la “Rota Veneris” de Bocompagno y el Renacimiento italiano (Bocaccio y sobre todo Petrarca). Entre las fuentes escritas en castellano se señala la “Crónica General” de Alfonso X, el Arciprestre de Talavera, Jorge Manrique, Cota, Encina, y por supuesto la “Cárcel de amor” de Diego de San Pedro.
5. Estructura de La Celestina
La división en actos no tiene ninguna significación estructural. La acción puede dividirse en dos partes y un prólogo. Encuentro de Calixto y Melibea en la escena I. La 1ª parte comprende la intervención de Celestina y los criados, sus muertes y la primera noche de amor de los amantes; la 2ª parte introduce el tema de la venganza de las rameras y termina, después del mes de amores y de la segunda noche de amor representada, con la muerte de Calixto, el suicidio de Melibea y el planto de Peblerio, consumada ya la tragedia. María Rosa Lida habla de la estricta y cuidada motivación de toda la trama en un plano realista.
6. Tiempo y espacio en la obra
En el desarrollo de la acción se establecen 2 diferentes órdenes de tiempo: explícito (de acciones ininterrumpidas durante cada día) e implícito (las acciones se producen en un número indeterminado de jornadas). En cuanto al espacio, la acción principal tiene lugar en 3 casas : el domicilio de soltero de Calisto (con sus criados de excesiva confianza), el domicilio familiar de Melibea, y la casa-burdel de Celestina.
7. Personajes. Sus motivaciones.
La Celestina sorprende por el poderoso trazo de los personajes. Una característica de lo dicho son los diferentes niveles de expresión, por ejemplo Melibea es escolástica y clásica, o vulgar y obscena. En cuanto a las contradicciones de conducta, la conclusión más obligada es pensar que Rojas ha humanizado sus criaturas, desposeyéndolas de comportamiento mecanicista. Melibea actúa regida por su consciencia social. En su actuación no hay pudor ni sujeciones morales, es enérgica, decidida y dada a la acción. Calisto es menos interesante porque no observamos verdaderas crisis en él. Es
egoísta por naturaleza; sólo piensa en él y el goce que le proporciona el amor de Melibea. Celestina es sin duda el personaje más pintoresco, un ser que conoce a fondo la psicología de sus clientes y víctimas. La alcahuetería no es para ella sólo un medio de ganarse la vida, sino también una misión: se siente comprometida a propagar el goce sexual. La magia de Celestina es el elemento integral de la “Tragicomedia”, del cual no se puede prescindir sin dañar la significación moral y estética de la obra que Rojas concibió.
8. Intención y sentido de La Celestina
La Celestina tiene la cualidad de desplegar un sinfín de sugerencias. Los críticos han dado a la obra interpretaciones muy diversas. Para Bataillon, la moral cristiana domina toda la
obra. Rojas la escribió como una moralidad contra el “loco amor” y sus funestas consecuencias. Tesis de la intención moral: Lida concibe la obra ante todo como creación, fruto de una voluntad artística. No parece indicar que moralizar fuera la finalidad de todo arte. Tesis de la intención artística: Para Green hay una doble intención moral y artística. Tesis ecléctica: Para Gilman, Rojas no es
moralista ni satírico, sino un irónico descreído. Tesis existencialista: Para Menéndez y Pelayo la obra contenía un escepticismo religioso y moral que parecía contradecir los principios ortodoxos afirmados por Rojas, judío quizás mal convertido, en las piezas preliminares y finales. Tesis del judaísmo de La Celestina: Puértolas ve en La Celestina una sociedad corrompida por el comercialismo, en la que se hace imposible una relación auténtica entre los hombres, entre el “querer ser” de un modo y el “tener que ser” de otro.>
9. Lengua y estilo
En La Celestina confluyen la tendencia sabia de los humanistas y la popular del “corbacho”. Los párrafos son elocuentes y se busca en ellos el estilo elevado. Domina la colocación del verbo al final de las oraciones. El léxico está salpicado de latinismos. El lenguaje llano incurre en verbosidad prolija. Lida de Mikel ha señalado la mesura de Rojas en la utilización del estilo popular, pues evita la utilización del lenguaje de germanías, de localismos o de dialectalismos en el empleo del castellano (*). Son muy variadas las formas de diálogo, especialmente las de las réplicas breves, pero también abunda el diálogo oratorio, de largas réplicas y atificioso estilo. En cuanto a los monólogos, no se dan con frecuencia, pero cuando aparecen, son por lo general extensos.>
10. Influencia y posterioridad de La Celestina
Desde los primeros tiempos de su aparición se hicieron traducciones a casi todos los idiomas europeos. Dentro del ámbito de la lengua y literatura castellanas, Lope de Vega bebe en sus fuentes al escribir La Dorotea y resuenan sus ecos en El Quijote, sobre todo en el arte del diálogo. Tuvo varias imitaciones directas: “La Segunda Comedia de Celestina”, de Felides y la “Tercera Parte de la Tragicomedia de Celestina”, de Gaspar Gómez de Toledo. Ninguno de sus continuadores o imitadores gozó de suficiente genio para captar toda la riqueza dramática e ideológica de esta extraordinaria obra maestra.
(*) Es criticable y desde luego que discutible la
pretendida integración de Mikel del nivel diatópico (“dialectalismos”) dentro del diafásico (“estilo popular”). En cuanto a los compiladores de apuntes del CEN, opino igualmente que la voz “mesura” está cargada de prejuicios.

Comments RSS feed TrackBack URL

3 Comments

  1. [...] apetece ver como se maltrata animales ya deporsí perjudicaos, pormás que ala pastelera prensa y Celestina aulladora y violenta de tan afiladas cornamentas no interesen los toros o alo mejor poreso. Pa [...]

  2. [...] tocante ala morralla canallesca, la peor escoria conlaque se aullaba con fiereza la llamada prensa Celestina, embaucadora alcahueta que hizo cobertura pal desfalco consus escandalosos alaridos. – Hacemos [...]

  3. [...] ganaría le Tour de France haciendo trampas pa desconcierto dela siempre tenebrosa pastelera prensa Celestina conseguidora de cuernos comolos suy@s: cuando parecía que ayudaba consus tirones en realidad le [...]

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.