error de cálculo

Entre las evidencias de cambio, que si antes era relativamente frecuente ver al final de los telediarios a tipos de uniforme advirtiendo con cara de mala leche que los seguidores en #iredes #socialmedia no eran realmente amigos, supongo que como lo son los tipos uniformaos y sotanas, pero de 1 tiempo a esta parte aparecen encorbataos como los propios presentadores e intentan convencer que el adiestramiento y uso de instrumentos con los que Trump monitoriza los tiroteos más frecuentes en su estado que en otros, y habla y responde con su propia voz hasta a los de las corbatas y vestidos cuando se entregan premios, pues si no es la gente que habla en púlpitos y pedestales, al menos es la que sacan hablando en el plasma, por lo que a nadie se le escapa que 1 tipo que ha sido votao como presidente del estado más poderoso se empeñe en seguir valiéndose del medio o canal como el que cualquiera tenemos a nuestro alcance, pero ahora resulta que son realmente adictivos, la nueva toxicomanía, pues alienantes, que ayudamos a la derecha y tipificarnos como tripones sin afeitar parecidos a Urban, líder de los autodenominaos anticapitalistas que se creen dueños de las cuentas particulares que se deben poner a su servicio y lanzarnos a cavar trincheras, era como nos caricaturizaban los que nos advertían que no nos fiáramos ni 1 pelo de nuestros seguidores. como soy de los que sigo a más de los que me siguen, la paparrucha esa debe ser para los que siguen para cubrir el expediente y creen que sus cuentas son megáfonos como el gordo de Parla cuando abronca y grita a periodistas a voces para que se le oiga en los telediarios, como el que se graba hablando con 1 tronco, cosas que pasan cuando al puñao de los que sigue realmente se la están jugando y filtrando sus conversaciones más comprometedoras, como cuando pedían que se les arrimara el hombro o se les unieran no se sabe a qué o quién. La prueba es que si en 2011 la puerta del Sol totalmente llena cientos de veces, éramos o cabían 16.000, en las campanadas de entrada a 2017 por amenaza terrorista ya eran 100.000, de los cuales por medio de filtros de seguridad con registros dejaron entrar a 25.000, y eso de la propia voz de presentadores de telediario con uniforme o corbata. Como alguna vez me ha llamao loco algún que otro farsante y liante fracasao, es cuando suele pasar, pues si le hubiera hecho caso y obedecido cual mascota no se molestaría ni en darme la patada o bloquearme también de modo virtual, siempre tratando de disuadirme de pensar por mi cuenta, mucho mejor dejarme mangonear por estúpidos que me insultan y vocean como los políticos a los periodistas, suele ser gente sin formación no solo específica, sino de ningún tipo, que sigue ese tipo de consignas del amigo invisible que se mueve en secreto y a escondidas para que no se diga. Como lo que les mola es la elección de Trump contra pronóstico que, igual que las cifras de asistentes a actos de protesta sigue siendo el suyo, o aunque solo sea porque les escuece a nuestros queridos amos y pastores de bandas y pandillas mafiosas y sectas que son nuestros verdaderos amigos, igual que se puede decir de sus advertencias en los telediarios y voces ante las cámaras, lo realmente insólito es que 1 servicio secreto se atribuya fallos y errores como dejar ganar al servicio secreto del estado contrario, que ni siquiera sabía que jugaba, y menos en otra liga, o al menos hacía algo diferente de lo que habían hecho antes, tanto los suyos como los de otros estados, sigue siendo la misma cantinela que adviertía que los seguidores virtuales no son amigos, y desde hace unas semanas, que somos desequilibraos mentales además de inmaduros. Alguna vez que he tenido oportunidad de hablar en confianza con los gurú tan listos que saben que lo que realmente queremos es arrimar el hombro y unirnos, e incluso pagar por que haya organizaciones tan vergonzantes, y al insistir yo en la zafiedad de algunos y cómo eran los que prosperaban,, en realidad son esos elementos los que habilitan el robo y como mínimo la tomadura de pelo de los mismos las veces que haga falta, pero realmente importamos 1 pimiento, y lo que hagamos y digamos por nuestra cuenta y riesgo son ganas de perder el tiempo porque siempre serán más los que no lo han sido nunca ni menos ellos. Poca o nula influencia política podemos tener en 1 estado del que ni siquiera hablamos su lengua, igual que los rusos que, dicho sea con el mayor respeto, aún sido capaces de sacar 1 agencia en español e inglés, como es @actualidadRT, pero en realidad los mensajes que les atribuyen la victoria al magnate de los reality show y la construcción que se les atraganta, son de consumo interno, que están machacando la autoestima de los que los pagan casi como los populistas de otros estados machacan la nuestra respectiva por sus canales. En realidad, cuando Antonio Miguel Carmona se mofaba de los blog dando las cifras pírricas del suyo, de lo que influye en los votantes salir mucho en la tele ya se encargaron los propios en la suya, pero las de tráfico del blog parecían de los abandonaos o que no lo mira siquiera, tan seguro que estaba, porque parecía el tráfico por inercia que se obtiene cuando no se comparte o mientras se está preparando. Más dudas deben tener los dirigentes de Venezuela e Irán que regaron de dinero a sus chicos para que los sacaran mucho, o los propios anunciantes de productos que financian la maquinaria cuando hayan sabido que por cada 5 $ de Hillary Clinton, Trump gastó 1 $ y ganó. Machine learning, que se puede traducir por aprendizaje automático, es la rama de la inteligencia artificial que explora técnicas para que las computadoras puedan aprender por sí mismas. En realidad, la fuente de frustración de las personas y personajes que han intentao sostener comportamientos parecidos situándose por encima del resto, por ejemplo los que echan a otros en organizaciones de cualquier tipo, como partidos políticos como club de #laLiga que juegan contra el Leganés, antes y después, mientras que las máquinas que resultan mejores son las que cometen menos fallos, que en informática si conocen como bug. No digo que las máquinas nunca fallen, sino que son infinitamente más fáciles de reemplazar o cuanto menos corregir que los operarios. Hace relativamente poco tiempo, la informática era selectiva por sí mismas, por ejemplo la palabra #internauta se asociaba a programador, mientras que la democratización del medio, sin duda el de mayor alcance de los conocidos, mucho más que la televisión, con la que se complementa de lujo cuando se hace bien ambas, lo único que deja en envidencia es que no hay ninguna organización, ni siquiera los sindicatos donde sería lógico aplicarla en los procesos, se parece ni lejanamente a la sindicación libre entre iguales que propicia Internet, como por ejemplo protestas en casi 1000 ciudades de más de 100 estados el 15 de octubre 2011. Algo parecido a lo que pretenden algunos dirigentes políticos más reaccionarios y tiránicos era posible cuando no existían o si se cargaran cualquier otro, y por supuesto si hubieran encontrao otra máquina mejor.

Odiales el clásico #halaMadrid